Para tí que vas a ser madre

Para ti, que sientes temblar los cimientos de tu estabilidad. Y esta afirmación que a priori parece abstracta se manifiesta, nada más lejos de la realidad, con unas fuertes náuseas, tal cual hubieses bajado de una atracción de feria. Para ti, que tu olfato se ha desarrollado hasta límites que no creías posibles, llegando a olfatear cualquier rastro de pestilencia delicado perfume de cualquier ser humano en 100 metros a la redonda. Para ti, que sientes la incertidumbre de que las cosas vayan a salir bien, de no saber del todo cuál será el mejor momento para dar la buena nueva, de estar preocupada por el tamaño que va a llegar a alcanzar tu barriga. Para ti, que vas a ser mamá. Tengo una noticia que darte: no lo vas a ser; ya lo eres.

Muchas preguntas sobre ser mami

¿Crees que estas embarazada y en unos pocos meses serás madre? Te equivocas ¿Crees que empezaste a ser mamá desde el preciso instante en que tu sueño se materializó a través de una rayita rosa? Te equivocas de nuevo, my friend.
De hecho iniciabas tus andaduras en la maternidad mucho antes, aunque eso tú, aún no lo sabes. Ya empezabas a ser mamá el día que se te escapó una lagrimilla viendo ese parto por youtube y deseaste ser tú esa afortunada mujer, en lugar de temblar de miedo ante semejante panorama de sangre, vísceras e instrumental sanitario como solías hacer hasta ahora.

solo en casa
Ya eras mamá desde mucho antes de ese momento en que ves rayitas rosas dobles, al lado de tu primer pis del día recién exprimido. Cuando te frotas los ojos, pensando que las legañas te impiden ver la realidad, pero paulatinamente aquella rayita se va oscureciendo y…¡Tachán! ¡Estás embarazada! y entonces te dan ganas de gritar cual Kevin McCallister pensando en todo lo que se te viene encima. Déjame que te diga algo que quizás aún no sabes: ya eres inmensamente afortunada.

Carta a una nueva madre

Te escribo estas líneas para que sepas que, a pesar de los tópicos, todo va a salir bien. Confía en mi. Y confía en ti. Sobretodo confía en ti. En tu capacidad para tomar decisiones, y sobre todo en la capacidad de tu cuerpo. Deja de tener pensamientos negativos sobre todo lo que te rodea, sobre tu parto, sobre tu bebé, sobre tu posparto, sobre ese conjunto con faldones de bebé en foto sepia que te han regalado… Y sé que esto te va a resultar complicado pero… intenta disfrutar del embarazo. Levántate el jersey y mírate esa panza:
Por culpa de ella te cuesta caminar, te cuesta respirar, te cuesta hacer la digestión, te es prácticamente imposible dormir y atarte los zapatos… pero gracias a ella vas a ser la mujer más inmensamente feliz del mundo. Y hablo de un tipo de felicidad que roza el misticismo. Hablo de la felicidad suprema verdadera. No existe aún una palabra en el diccionario español que aúne en un mismo significado las palabras amor + felicidad supremas verdaderas. Y eso exactamente es lo que vas a sentir. Te lo juro. Céntrate en eso y olvida todo lo demás. El resto es secundario.

Para ti, que estás llena de miedos y puñetas, nadie mejor que tu yo del futuro para aconsejarte y decirte todo lo que me hubiera ido bien saber por aquel entonces. Las cosas cambian vistas desde aquí. Ella es lo más importante. Y las hemorroides y la acidez no son sino un vago recuerdo que ahora queda muy atrás. Palabra. Ahora solo falta que la tecnología avance para poder hacerme hacerte llegar esta carta.

¿Algún Delorean en la sala?

PD: Aprovecha ahora para hacer cosas del tirón: dormir, limarte las uñas, comer de una sentada, hacerte las cejas, plantar un pino…

Con cariño,
Yo

Pegatinas de bebé a bordo

Desde hace ya unos meses ando detrás de una pegatina personalizada de “bebé a bordo”. No es que salgamos mucho con el coche pero cuando lo hacemos preferiría que el resto de conductores tuviese especial cuidado con nosotros y entendiese porqué, en ocasiones, circulamos tan despacio. Tener un bebé distrae mucho si está enfadado, sobre todo cuando sólo va un adulto en el coche. Lo mejor es conducir siempre con prudencia, pero si vas con un bebé llorando al lado, mucho más.

bebé a bordoPegatinas de bebé a bordo tengo unas cuantas en casa de diversas marcas. Cuando compras las primeras papillas, los primeros pañales, etc. Muy a menudo se encuentran añadidas en el paquete de regalo. No sé como eran estas pegatinas hace diez años pero a día de hoy se ve más la marca del producto que el mensaje de “bebé a bordo”. Además la mayoría son muy pequeñas. No les veo sentido. Después de buscar bastante he visto que tilintilon.es tiene una sección de pegatinas para coche y he encontrado lo que quería. Por menos de diez euros te envían a casa una pegatina personalizada con el nombre de tu hijo. además puedes pedir un diseño a la carta. Por ese dinero me parece un buen servicio, la verdad.

No estoy segura de si poner o no una pegatina en la parte trasera de nuestro coche es una medida de seguridad efectiva o no. Lo que desde luego no va a ayudarnos es no poner ningún tipo de distintivo. Ahora, lo que más me preocupa realmente es que haremos cuando tengamos otro hijo. No me gustaría tener que quitar esta pegatina para poner otra nueva con dos nombres… Y no creo que poner dos pegatinas de bebé a bordo en el cristal trasero sea muy estético. Tal vez pueda modificarse. ¿Y vosotras qué opinión tenéis de las pegatinas de bebé a bordo?

cinco cosas que aprendí de mi bebe

¿Sabíais que de la observación directa de los bebés se pueden aprender muchas cosas?

Y no me refiero sólo a hechos directamente relacionados con su desarrollo, que es lo que, quien más quien menos, viene haciendo desde el principio de los tiempos. Mira, ya le empiezan los dientes, no. Yo de mi bebé estoy aprendiendo lecciones de la vida. Diréis: ¡hala, que profunda! Pues sí, sin ir más lejos, observando e interactuando con mi hija de 5 meses he podido sacar, a grandes rasgos, estas 5 lecciones vitales, que creo me ayudarían a ser un poco más feliz por la vida.

A continuación…

¿Qué he aprendido de mi hija en estos 5 meses?

A no fingir: ese me cae bien, pero este no. Y no pienso hacer nada por disimularlo. El problema de aceptación lo tienes tu, no yo. Más claro agua ¿no? Los bebés no se complican la vida con las relaciones interpersonales. Esta situación no es irreversible, tal vez más adelante las cosas cambien, porque los bebés tienden..

A vivir en el presente: importa el aquí y el ahora. Lo que ocurriera antes o lo que vendrá después poco importa. Vamos, el carpe diem en su máximo exponente lo viene desarrollando mi bebé desde el minuto cero. Si me he dado un coscorrón, pero me hacen reír, pues me olvido del chichón y me río. Y todos felices. ¿No nos facilitaría mucho las cosas ir así por la vida?A maravillarme con los pequeños detalles del día a día.

Todos esos banderines que decoran las calles del pueblo en fiestas, las rayas de tu vestido,  esa montaña de manzanas en el súper, las hojas de una palmera bailando con el viento… Son pequeños gestos que pasamos por alto cada día y que desde que los comparto con mi hija me hacen valorar un poco más esas instantáneas que le dan el punto a cualquier situación. Llamadme cursi.

A no rendirme en mis objetivos.

Y si no lo consigo a la primera, intento cambiar de estrategia. Repetidas veces. Hasta la saciedad. Este hecho ha quedado más que patente en los intentos de mi hija por darse la vuelta. Se sabe poner boca abajo, pero le cuesta horrores volver a la postura de espaldas. Pero ella no se rinde, entrena y entrena… y si se siente atascada nunca está de más..Pedir ayuda. A veces a los adultos nos cuesta la vida hacer una llamada de auxilio de oye, que estoy agobiada, échame un cable.

O delegar responsabilidades.

Creemos que podemos con todo pero nunca está de más recibir una ayuda extra. Y ella es capaz de darle a esto del ¡Help, ayúdame! TODAS las veces que considere necesarias.Entiendo que, en nuestra burbuja de adultos, no siempre tenemos tiempo para encantarnos a observar cómo se mueven las hojas de los árboles ni dejar de planear el futuro.

Y tiro la primera piedra al admitir que yo me estreso con facilidad y acabo corriendo y tirándome de los pelos.

Precisamente hace algunos días, justamente cuando estaba preparando esta entrada, llegó a mis manos este blog de Slow life que me encantó (y que os recomiendo a todos) donde Silvana y Daniel (a.k.a Pepper and Ginger) desgranan los secretos de la vida sin prisas. Y eso es precisamente lo que hacen los bebés, vivir centrándose sólo en lo que es esencial a sus ojos. Y no parece que les vaya del todo mal.Y vosotros ¿Qué habéis aprendido de vuestros hijos?