Tartaletas de calabaza

¡Qué ganas tenía de otoño! Habitualmente he sido una persona muy fan incondicional de todo lo estival. Pero de un tiempo a esta parte, supongo que son achaques de la edad, he aprendido a valorar las diferencias climáticas y a centrarme más en el encanto que tiene cada una de las estaciones, el lugar de temer aquello que no me gusta, que siempre ha sido básicamente el frío.Para una persona que tiene los pies fríos de octubre a junio no está nada mal este cambio de perspectiva ¿No creéis?

Cuando era más joven, asociaba el otoño a la vuelta a clases y a las obligaciones. Era una época de mentalización, como ya he dicho antes, me mentalizaba de cara al frío. Y veo a una lectora del norte descojonándose de mí: jajaja frío dice… ¡en Mallorca! Nos ha jodío…En cambio ahora, el otoño, visto desde esta nueva óptica viejuna madura, implica darle una tregua a los sofocos estivales y disfrutar de un tiempo que, sinceramente, es una gozada. Y precisamente con estas temperaturas, en las que me encuentro en mi salsa, me apetecía algo más otoñal para el capricho dulce de esta semana. Hoy tengo el placer de presentar estas deliciosas y suculentas…¿Hay algo más otoñal que una calabaza? y los tonos ocres, un olor suculento saliendo del horno…

La sensación de hogar y de rutina…Como ya sabréis los que os habéis ido pasando por aquí, tengo debilidad por los blogs, webs, recetas y shopping en general made in USA. ¡Cuánto daño han hecho las películas y la globalización a mi mente y sobretodo a mi estómago! Con lo fácil que sería ir al horno más cercano a por una buena ensaïmada…

No estaría mintiendo si dijera que tengo una carpeta en mi navegador llena de recetas de webs extranjeras pendientes por hacer. Y ésta era una de ellas. Pero como no soy capaz de seguir una receta al pie de la letra, empecé a experimentar con satisfactorio resultado.

Y como siempre, fácil.

Nivel huevo frito. (Espero que mi churri no lea esto, ya que para él freír un huevo supone una odisea).Ingredientes para 6 tartaletas:Para la masa

300 g de harina

150 de azúcar moreno

100 g de mantequilla derretida

Para el relleno de calabaza

500 g de calabaza

canela

nuez moscada

jengibre

150 de azúcar

1 cucharada sopera de maicena

Para decorar

50 g de queso crema tipo Philadelphia

canela

Y el paso a paso:Pelamos y cortamos la calabaza y la ponemos a hervir.

Encendemos el horno a máxima temperatura.

Empezamos con la masa. Mezclamos la harina y el azúcar y le añadimos la mantequilla que previamente habremos derretido en el micro. Amasamos con las manos, hasta que quede una pasta “limpia” que no se nos quede pegada a los dedos, ni en el bol. Si os sigue quedando pegajosa, añadid un poco más de harina.Hacemos bolitas del tamaño de una nuez con la masa y en un molde de cupcakes (yo utilicé uno de silicona) le vamos dando forma de tartaleta con los dedos.

Una vez la calabaza esté hervida, la trituramos, la mezclamos con el azúcar y la maicena y condimentamos al gusto con  canela,  jengibre y  nuez moscada.Rellenamos las tartaletas con el relleno y horneamos durante 20-25 minutos.

Para saber si están listas, podemos pinchar con un palillo en en relleno,  que tiene que estar consistente, y el palillo debería salir limpio.Para decorar, batimos el queso blanco con un tenedor. Si sois muy dulzones, podéis poner una pizca de azúcar, aunque esta receta ya va bien servida. O bien unas gotitas de aroma de vainilla o de mantequilla. Yo metí el queso en una manga pastelera con una boquilla muy finita y dispuse rayas sobre las tartaletas, una vez que enfriaron.

Al final un toquecito de canela y…El resultado es increíble. Tienen un sabor especiado al que no estamos habituados en nuestros postres y que sorprende al primer bocado. Os recomiendo que la intentéis hacer en casa.

¡Aquí ha sido todo un éxito!

¡Os deseo el más dulce de los findes!

snack helado de granola y yogur con miel

En este país hay una serie de alimentos a los que no estamos del todo acostumbrados y, en cambio, en otros países son todo un clásico. Me estoy refiriendo al muesli. Sí, todos sabemos lo que es y sí, todos lo hemos comido, pero yo percibo que el éxito de este alimento no termina de cuajar.

Helado apto para bebés

En cambio en otros países, dentro y fuera de la unión europea, ya han alcanzado otros niveles de preparar este desayuno, llegando más allá del bol con leche y copos de avena. Incluso se refieren a la mezcla de muesli con miel o frutos secos por el nombre de granola. ¡E incluso han inventado mil maneras de comerlo! Sinceramente, ¿a cuantos de aquí os suena haber visto este nombre en el súper? Tal vez sea un problema insular, pero aquí me tuve que enterar de su existencia gracias a mis frecuentes visitas a blogs extranjeros.

Mi pareja siempre me ha dicho que tengo “gustos de guiri” y ello se debe a que me crié en zona turística, con un montón de souvenirs, mini markets y restaurantes que adaptaban sus productos y platos con frecuencia a los gustos de sus comensales, mayoritariamente alemanes.

Y ahora viene la anécdota: solemos frecuentar una heladería de la zona, donde elaboran artesanalmente sus propios helados y mi preferido sin lugar a dudas era uno de muesli, con yogur helado y miel. Decorando la cubeta había un letrero con una enorme abeja que decía “Fiore”. Y yo, siempre que íbamos me pedía “dos bolas de helado de abeja, por favor” y me lo comía con un gusto supremo, ante la mirada de él, que por lo bajini decía “gustos de guiri”. Un buen día volvimos, y no tenían mi delicioso helado de abeja. Pensé que habrían agotado existencias y me pedí otro sabor. Y a la siguiente vez, ¡Seguí sin ver a mi querida Fiore” Aquí ya pregunté con indignación a la chica, que me respondió muy condescendientemente:

Es un helado que gusta muy poco, se vendía muy mal. Bueno, de hecho lo seguimos fabricando, pero sólo para el buffet de un hotel que nos lo tiene encargado. ¿Quieres que te encargue una cubeta?

Helada me quedé y no de comer helado precisamente. El padre de mi hija aún se ríe de mi cuando pego la nariz al mostrador de los helados y noto la ausencia de la abeja. He tenido que resignarme a aceptar que tal vez sea cierto, tengo gustos que van más allá de nuestras fronteras.

Y cómo soy golosa, pero mi sentido común mi mini congelador me impide hacerme con una cubeta de chiquicientos litros de helado, me decidí a prepararme yo misma una versión de mi helado de abeja, en forma de mini raciones, snacks, cuya idea saqué de aquí.

Éste es el resultado:

helado de granola para bebesfrozen granola snack

Llamadme guiri todo lo que queráis, pero está de vicio. Y no hace falta que diga que es sano ¿no?

Ahí va el making of:

Los ingredientes que he utilizado:

Yogur griego (que previamente he mezclado con 2 cucharadas de miel :P)
Copos de avena
Mix de frutos secos (ya venden bolsitas hechas)

Paso a paso:

1. He incorporado la avena con un poco de la mezcla de yogur y miel, creando así una masa compacta. Después lo he distribuido en los huecos de un molde de silicona para madalenas muffins.

2. Lo he terminado de cubrir con el resto de yogur

3. He puesto los frutos secos encima y al congelador.

¡Tachán!

grozen snack

Un tentempié o postre que, personalmente ¡me encanta!

¿Que os ha parecido? ¿Sois también detractores del muesli? ¿Os animáis a hacerlo?

banana bites, receta para la familia

Receta paso a paso de los “banana bites”. Una sencilla y rica receta para hacer en casa con los más pequeños… Mira qué resultado!

banana bites para la familia

Este finde va a ser especialmente dulce para nuestra pequeña familia ya que… ¡nos vamos de mini vacaciones! Lo sé, lo sé… esta semana que todos volvéis vamos nosotros y nos largamos… Es lo que tiene vivir en zona turística, que en temporada alta, la mayoría nos tenemos que quedar. Y da gracias que este año nos podemos ir aún siendo verano y disfrutar del buen tiempo.

Receta de banana bites.

A pesar de todo no podía dejar de preparar algo rico para coger energía. Así que, después de mucho tiempo viéndolos rondar por la web, me animé con unos Banana bites o lo que vienen siendo unos bocaditos de plátano en la lengua de Cervantes.

En 5 minutitos de nada se preparan

Ya sabéis que no me gusta complicarme:Sólo necesitáis 3 ingredientes:Y en 3 sencillos pasos…

Cortar un plátano en rodajas

Unir dos mitades con dulce de leche a modo de pegamento

Cubrir con chocolate fundido y a la nevera…

Et voliá: Un tentempié que va a gustar a grandes y niños.

Por cierto, si queréis que os aguanten más tiempo y evitar que el interior se ponga negro, le podéis echar unas gotitas de limón al plátano antes de montar las dos mitades. En nuestro caso no fue necesario porque no duraron ni 2 horas en la nevera.¿Qué os ha parecido la receta fácil de esta semana? ¿Alguien se anima a hacerla? ¡Que paséis un feliz finde!