Cosas que he aprendido con mi blog

Soy realista, sabía que un blog conllevaba trabajo, pero cuando me embarqué en esta aventura, ahora hará 3 meses, no sabía qué sorpresas me deparaba el futuro. Y lo cierto es que he aprendido, a base de aciertos y errores, una serie de lecciones que hoy quiero compartir con vosotras.

8 cosas que he aprendido desde que soy bloguera

La enorme satisfacción de planificar, abrir y mantener al día un blog
Ver florecer y crecer un blog día a día es algo que, personalmente, produce mucha satisfacción. En mi caso he sido autodidacta desde el principio. En internet hay todo tipo de tutoriales de almas caritativas que te enseñan a añadir cualquier floritura al diseño de tu blog. Y cuando lo ves ahora, tan completito y miras para atrás, el día que partiste de cero, casi da vértigo la de horas invertidas y el camino recorrido. Pero una vez que se entra en el meollo, o al menos así es mi caso, da muchas satisfacciones. Y eso que hablo desde mi experiencia, la de un blog super pequeñito y modesto. Imagina las blogstars que pueden vivir de lo que para mí es un hobbie.

La importancia del feedback

Es la esencia del blog. Dedicar tu tiempo (y ya sabéis que el tiempo es oro) a pensar un tema y redactarlo para ver como genera opinión e incluso debate, es la mayor de todas las satisfacciones, al menos para mí. Hacer pensar, que te hagan pensar. Intercambiar puntos de vista. El feedback conforma la riqueza de un blog. Tampoco debes olvidar que si a ti te gusta que te comenten, (¿a quién no?) debes comentar cada vez que visites un blog. Y no me refiero a comentar para promocionar tu blog, sino a dejar un aporte para comentar, aportar tu opinión o experiencia etc. ¿Sabéis la cantidad de blogs que visito al día? Decenas. Y no todos son de maternidad. Visito blogs de recetas, de decoración, de moda, de cine… ¿No sería bonito que por cada visita, recibieras un comentario? Sí, se que es imposible, pero la próxima vez que visitéis un blog, pensad que detrás de esas líneas hay un blogger que ha invertido parte de su tiempo en redactar ese post… ¿qué mejor manera de agradecérselo que dejándole un pensamiento?

Una fuente inagotable de todo tipo de conocimientos

En el breve tiempo que vengo viajando por la blogosfera, ésta me ha aportado infinidad de información. Internet es una base de datos inagotable, eso ya lo sabíamos, pero gracias a los blogs especializados, puedes aprender sobre cualquier cosa: una receta, una manualidad, el fascinante mundo del embarazo… Y todo explicado de tu a tu, con confianza y desde la perspectiva más personal. Y eso es lo que hace geniales a los blogs. Y todo gracias, otra vez, a los bloggers. He conocido a muchas personas en este periodo de tiempo, de las que he aprendido muchas cosas que de otra manera, me hubiera resultado imposible.

La sinceridad es la mejor baza

Es mi blog, basado sobre mis experiencias y mis opiniones ¿Serviría de algo que intentara maquillar la realidad? Por ese motivo los posts que publico suelen ir en consonancia con mi estado de ánimo. Y lo mismo digo al respecto de los comentarios. Se trata de dar la opinión personal, siempre desde el respeto y la “profesionalidad”. Y de igual manera agradezco enormemente la sinceridad (también desde el respeto, claro está) de todo aquel que me quiera aportar su opinión.

No es imprescindible, pero una pequeña inversión, hará de tu blog una plataforma más agradecida

No nos engañemos, un blog lo escribes para que te lean, de lo contrario, escribiría un diario secreto y lo guardaría bajo llave. Con mejores resultados me refiero a que es más agradecido de leer un blog que ha pensado en el diseño, los colores, la barra lateral o superior… todo para facilitar la tarea al lector. Yo en mi caso empecé con un diseño muy básico de andar por casa. Para llevarlo a cabo pensé ¿cómo son los blogs en los que más me gusta navegar? Y me refiero al acceso a los mismos y no a los contenidos. Casi todos tienen puntos en común: Un fondo blanco, un menú intuitivo, muchos dibujos o fotos… Así que pensé que lo ideal sería ofrecer a mis lectores lo que me gusta para mí. Por eso contacté con una profesional como Fina para las labores de personalización y voilá! (nota: a mi me sacó mucho mas guapa en la caricatura que en la vida real, lo cual se agradece)

Está bien mirar las estadísticas, pero es mejor no obsesionarse y dejar que las cosas fluyan

Hay herramientas como google analytics o blogger espacio que te permiten acceder a las analíticas del blog. Y está genial. Pero no hay que obsesionarse. Con esto quiero decir que si un día un post lo han leído menos personas, no hay que caer en la decepción. Si realmente pensáis que el post vale la pena, compartidlo más veces en RRSS, a otra hora, tal vez dentro de unos días o semanas. Y si aún así sigue con pocas visitas o feedback comparado con el resto de posts, pensad qué es lo que puede estar fallando (vosotras mismas podéis ser vuestro mejor analytics) si el texto es demasiado denso, tal vez no hay ninguna imagen que lo ilustre, es un tema que se aleja de la temática del blog (como esta misma entrada, por ejemplo)… Y tenedlo en cuenta para futuros posts, pero hasta ahí. Los lectores van llegando en gran parte gracias a…

…La importancia de las redes sociales.

Los contenidos son de suma importancia en un blog, no me malinterpretéis, pero si uno empieza un blog y jamás lo comparte, no recibirá visitas. Personalmente considero que la mejor red social, en cuanto a bloggers se refiere, es twitter. En él circula una gran cantidad de información y os puede parecer que todo ocurre muy rápido, pero el sistema de hashtags y menciones da mucho juego y puede poner en contacto a diferentes personas con un mismo interés, que de otra manera, tal vez no se hubieran cruzado ni remotamente.

Calidad por encima de cantidad

Y para muestra un botón. Esta semana, que hemos tenido serios problemas de despertares nocturnos, más mocos que no nos dejaban respirar, más primer diente… Vamos que no ha sido mi semana más productiva, bloggerilmente hablando. Pero prefiero estar “ausente” que no hacer un post-basura, sólo para cumplir con mi calendario de publicaciones. Esta entrada, por ejemplo, la tenía planeada para la semana pasada, pero he tenido que atender mis necesidades familiares y creo que todos hemos salido ganando: mi hija, que ha necesitado más cariños de mamá que de costumbre y mis seguidores, que a pesar de no tener el mismo número de entradas, valorarán que las pocas que haya puesto, sigan en mi línea.

¿Qué habéis aprendido vosotras desde que circuláis por la blogosfera?

Deja un comentario