por cuatro esquinas de nada

Empiezo la semana con una recomendación cuentista. Se trata del cuento Por cuatro esquinitas de nada de Jérôme Ruillier. La primera vez que lo vi me fascinó. Estaba yo realizando unas prácticas en una escuela infantil y una de las niñas de mi clase tenía déficit visual. Cada semana contábamos con el soporte que nos ofrecía la Fundación Once mediante una educadora social, que venía cargadita de recursos y materiales adaptados para facilitar la inclusión de esta niña en el aula. Uno de estos materiales que un día trajo consigo era este libro.
por cuatro esquinitas de nada

Se trataba de un cuento magníficamente adaptado, si tenemos en cuenta que en su versión en papel, el libro cuenta con unos gráficos muy bonitos y llamativos, en la versión de la Once, era también un placer para el sentido del tacto. Todos los elementos que salían en cada página (los personajes, el fondo, la forma…) se podían distinguir perfectamente mediante el tacto, además de estar escrito en Braille. El resto de compañeros pudieron disfrutar del cuento igualmente y el resultado final fue espectacular, ya que les gustó muchísimo a todos (y yo me incluyo aquí, porque quedé absolutamente fascinada por la labor de la fundación y por el cuento en sí).

Si alguna mamá o maestra desconocía esta fundación, os la recomiendo mucho. Tienen una sede donde se pueden hacer préstamos de todo tipo de material para niños y también audiolibros para adultos. Para trabajar en la escuela viene genial ya que acerca a todos los compañeros al mundo del déficit visual y les ayuda mucho a la hora de empatizar con el colectivo ciego.

Y aquí abajo os dejo el libro, en su versión original, narrado por unos niños que lo hacen estupendamente, pero como siempre, os recomiendo el de papel. Ya veis que los gráficos son sencillos pero lo cierto es que son muy impactantes y a los niños les encantan. Como podréis comprobar los que no conocíais el cuento, no hay que complicarse mucho la vida para crear una historia genial que enseña valores y a la vez emociona a grandes y menudos.

Deja un comentario