ibaby gadgets para los mas peques

Que los tiempos han cambiado una barbaridad no es ninguna novedad. No quiero parecer una abuela si digo que en mis tiempos no existían todas estas cosas y hemos salido la mar de sanos… Bueno, demasiado tarde.. lo acabo de parecer.

gadgets para bebes

Lo cierto es que me asombro al ver la cantidad de gadgets para bebé que hay actualmente en el mercado. Son cachivaches que alucinarían hasta a Marty McFly. ¿Útiles? mmm puede que algunos más que otros. Aunque si que son bastante modernosos (fusión de moderno y novedoso) Y si no os lo creéis comprobadlo vosotras mismas

baby gadgets

1: Funda iphone fisher price. ¿Habéis probado alguna vez a enseñarle algún video o juego en el móvil a vuestro bebé? Yo si. Y se queda como si de una aparición mariana se tratara. Descubrí una app de Fisher Price donde salen unos monigotines muy majos con una músiquita y pensé: vaya gracia, crear una app genial, gratis y que por dejarla motivarse con ella, quedarme si teléfono de buenas a primeras… Y claro, los señores de Fisher Price que lo tienen todo bien atado, sacaron este artilugio por el módico precio de 21,20€ y te lo venden como una “funda”. ¿No es genial? Así seguro que siempre encuentras el móvil en el bolso a la primera.

2: Cortauñas por vibración Zoli. Llegas a casa desde el hospital con tu flamante retoño nuevecito y a las pocas horas caes en la cuenta de que sus zarpas uñas han crecido 5mm desde que lo subiste a casa. Y piensas… madre del amor hermoso… ¿cómo se le cortan las uñas a un bebé sin amputarle uno de esos deditos tan tiernos? Pues con este cortauñas. Funciona en modo lija, y no hay peligro de masacre alguna.

3:Tortuga tranquila de Cloud B. Esto si que es una orgía sensorial para el bebé. Combina un suave y apeluchado tacto, con luz proyectada en el techo y sonidos relajantes. El súmum para dormir al bebé. Puede que esta caiga en la carta a Papá Noel. Hasta aquí puedo leer.

4:Espejo retrovisor ajustable para asiento trasero grande. Sí, grande en negrita. Tenemos uno que es del tamaño que sería un espejo retrovisor de un triciclo y con un sistema muy ingenioso, higiénico y moderno a partes iguales que consiste en pegarle un lametazo a una ventosa que tiene adherida detrás para pegarla al cristal. Se cae en el asiento, alguien descansa sus posaderas en él y santas pascuas. Con este espejo retrovisor, que se coloca hábilmente en el reposacabezas con un sistema de correas ajustables se puede ver la carita del bebé en modo panorámico.

No he probado ninguno de estos enseres, simplemente los he mencionado a título informativo. Pero no nos importaría que algún padre-marido fiel nos regalase alguno (guiño, guiño)

Deja un comentario