Tartaletas de calabaza

¡Qué ganas tenía de otoño! Habitualmente he sido una persona muy fan incondicional de todo lo estival. Pero de un tiempo a esta parte, supongo que son achaques de la edad, he aprendido a valorar las diferencias climáticas y a centrarme más en el encanto que tiene cada una de las estaciones, el lugar de temer aquello que no me gusta, que siempre ha sido básicamente el frío.Para una persona que tiene los pies fríos de octubre a junio no está nada mal este cambio de perspectiva ¿No creéis?

Cuando era más joven, asociaba el otoño a la vuelta a clases y a las obligaciones. Era una época de mentalización, como ya he dicho antes, me mentalizaba de cara al frío. Y veo a una lectora del norte descojonándose de mí: jajaja frío dice… ¡en Mallorca! Nos ha jodío…En cambio ahora, el otoño, visto desde esta nueva óptica viejuna madura, implica darle una tregua a los sofocos estivales y disfrutar de un tiempo que, sinceramente, es una gozada. Y precisamente con estas temperaturas, en las que me encuentro en mi salsa, me apetecía algo más otoñal para el capricho dulce de esta semana. Hoy tengo el placer de presentar estas deliciosas y suculentas…¿Hay algo más otoñal que una calabaza? y los tonos ocres, un olor suculento saliendo del horno…

La sensación de hogar y de rutina…Como ya sabréis los que os habéis ido pasando por aquí, tengo debilidad por los blogs, webs, recetas y shopping en general made in USA. ¡Cuánto daño han hecho las películas y la globalización a mi mente y sobretodo a mi estómago! Con lo fácil que sería ir al horno más cercano a por una buena ensaïmada…

No estaría mintiendo si dijera que tengo una carpeta en mi navegador llena de recetas de webs extranjeras pendientes por hacer. Y ésta era una de ellas. Pero como no soy capaz de seguir una receta al pie de la letra, empecé a experimentar con satisfactorio resultado.

Y como siempre, fácil.

Nivel huevo frito. (Espero que mi churri no lea esto, ya que para él freír un huevo supone una odisea).Ingredientes para 6 tartaletas:Para la masa

300 g de harina

150 de azúcar moreno

100 g de mantequilla derretida

Para el relleno de calabaza

500 g de calabaza

canela

nuez moscada

jengibre

150 de azúcar

1 cucharada sopera de maicena

Para decorar

50 g de queso crema tipo Philadelphia

canela

Y el paso a paso:Pelamos y cortamos la calabaza y la ponemos a hervir.

Encendemos el horno a máxima temperatura.

Empezamos con la masa. Mezclamos la harina y el azúcar y le añadimos la mantequilla que previamente habremos derretido en el micro. Amasamos con las manos, hasta que quede una pasta “limpia” que no se nos quede pegada a los dedos, ni en el bol. Si os sigue quedando pegajosa, añadid un poco más de harina.Hacemos bolitas del tamaño de una nuez con la masa y en un molde de cupcakes (yo utilicé uno de silicona) le vamos dando forma de tartaleta con los dedos.

Una vez la calabaza esté hervida, la trituramos, la mezclamos con el azúcar y la maicena y condimentamos al gusto con  canela,  jengibre y  nuez moscada.Rellenamos las tartaletas con el relleno y horneamos durante 20-25 minutos.

Para saber si están listas, podemos pinchar con un palillo en en relleno,  que tiene que estar consistente, y el palillo debería salir limpio.Para decorar, batimos el queso blanco con un tenedor. Si sois muy dulzones, podéis poner una pizca de azúcar, aunque esta receta ya va bien servida. O bien unas gotitas de aroma de vainilla o de mantequilla. Yo metí el queso en una manga pastelera con una boquilla muy finita y dispuse rayas sobre las tartaletas, una vez que enfriaron.

Al final un toquecito de canela y…El resultado es increíble. Tienen un sabor especiado al que no estamos habituados en nuestros postres y que sorprende al primer bocado. Os recomiendo que la intentéis hacer en casa.

¡Aquí ha sido todo un éxito!

¡Os deseo el más dulce de los findes!

Deja un comentario